Buscar
  • Tareas Virtuales

¿Cómo fomentar la seguridad psicológica en un equipo de trabajo?

La seguridad psicológica consiste en contar con la sensación de confianza para tomar decisiones y asumir riesgos, sin temor al castigo o a las represalias en caso de equivocarse. Entonces, cuando un equipo de trabajo se desarrolla en un ambiente con estas características, la creatividad y el compromiso de los colaboradores incrementa significativamente y se reducen los niveles de absentismo y rotación de personal. Por eso, en este blog compartimos algunas recomendaciones para incrementar la seguridad psicológica de las personas. Así que, si eres empresario (a), tienes personas a cargo, o te caracterizas por ser líder en todas las actividades que emprendes y quieres consolidar un equipo de trabajo efectivo, esta información puede ser de gran valor para ti.

1. La seguridad psicológica no implica estar en una constante zona de confort. Las personas necesitan retos para crecer personal y profesionalmente, y sentir que le aportan conocimiento y experiencia a una organización. Pero, es necesario diferenciar entre un entorno de desafíos para el crecimiento y un ambiente amenazador donde no existe la comunicación asertiva y la confianza de equipo.

2. El líder debe ser integral y dar ejemplo. Para esto, debe contar con un nivel significativo de inteligencia emocional. Solo así podrá crear vínculos de confianza con sus colaboradores y entre ellos mismos. Es a través de esta confianza que, se pueden gestar nuevos líderes y mejores ideas para el crecimiento de la organización y el cumplimiento de sus objetivos. Entonces, hay que generar un enfoque hacia el mejoramiento y la potencialización de la inteligencia emocional.

3. Medir el clima organizacional. De esta manera, se puede determinar si los trabajadores se sienten recompensados emocionalmente por sus labores (la recompensa salarial se da por sentada), si perciben que su conocimiento y experiencia contribuyen con el mejoramiento continuo y el cumplimiento de propósitos organizacionales. Y, si a través de la realización de las actividades propias de su cargo, se sienten empoderados (as) para cumplir sus objetivos personales.

4. Actividades y talleres para el mejoramiento del entorno laboral. Ya sea que se desarrollen de forma individual - para potenciarte a ti mismo (a)- o de forma grupal, para identificar habilidades, fortalezas, estilos personales, lecciones aprendidas y trazar planes de mejoramiento en conjunto. También, con el fin de identificar habilidades emocionales y de liderazgo entre los trabajadores, para saber a quién se le pueden delegar funciones y a cuáles se les debe potencializar las habilidades operativas.

5. Identificar errores y generar soluciones. Es importante resaltar que, así como debe existir la confianza para comunicar errores y señalar falencias, se deben proponer estrategias para mitigar las equivocaciones y eliminar las fallas. Es decir, que la autonomía de cada persona y cada equipo permita poner en evidencia los problemas, pero, también proponer y ser parte de las soluciones.


45 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo