Buscar
  • Tareas Virtuales

Diferencias entre elegir estudiar una técnica, tecnología y profesional.

Cuando una persona desea acceder a educación superior, normalmente se cuestiona en qué tipo de área entrar, cuál grado de profesión desea obtener en teniendo en cuenta las oportunidades y el crecimiento económico que le puede permitir. Si bien, la gran mayoría aspiran a llegar a nivel profesional, no necesariamente la mejor opción en algunas circunstancias.


En esta ocasión, evaluaremos cuáles son las diferencias más destacadas entre estos 3 tipos de educación superior y cuáles son las ventajas y desventajas de cada una, teniendo en cuenta diversos objetivos. Es pertinente evaluar también, qué entidad puede ser la más conveniente para realizar estos de estudios; no todas las instituciones ofrecen certificación o cuentan con registros que avalen dichos niveles. Por tanto, debes contar con plena seguridad de la calidad y confiabilidad de la institución, así como de su apoyo luego de egresar, ya que muchas ofrecen conexión directa al mercado laboral, sobre todo en obtención de prácticas laborales con el fin de poner a prueba aquello en lo que te preparaste.

Carrera técnica.


Este es el primer grado de estudio superior y se caracteriza por durar poco tiempo, de uno a dos años aproximadamente. Una de sus ventajas, es que su inversión es relativamente baja, gracias a que las instituciones en donde se realizan, manejan presupuestos para nivel económico medio y bajo, lo cual favorece su retorno de inversión, ya que, en estas áreas existe mucha salida laboral. Otra ventaja, es que en el caso de que desees seguir avanzando, puedes hacerlo y pasar a la tecnología, lo que permite aumentar tu nivel académico y salarial. Su principal desventaja sería el tipo de prestaciones que se obtienen a la hora de salir al mundo laboral; si bien todas las compañías deben encargarse de pagar parafiscales, para los egresados técnicos los beneficios tienden a ser menores que los de un tecnólogo o profesional.

Carrera tecnológica.


Segundo grado de estudio superior. Su duración varía entre 3 años y 4 años, como máximo. Por tanto, la inversión económica es mayor que la técnica. Estas carreras tienen un grado de profesionalismo mayor y permiten el desempeño en cargos que pueden variar entre operativos y administrativos, y de apoyo a profesional. Su retorno de inversión es bueno, los salarios son mejores que los de técnicos y la inversión sigue siendo muy baja en comparación con la de un profesional. Esta también brinda la opción de continuar en el proceso de estudio para profesional, en lo que se deben emplear otros dos años más para la titulación. Sin embargo, hay que resaltar que los tecnólogos, también ocupan una gran parte del sector empresarial. Su salario puede llegar a ser similar al de un profesional y se puede conseguir estabilidad laboral. Su desventaja también radica en que, al no ser una carrera profesional, las prestaciones y parafiscales no serán iguales a las de un profesional.

Carrera profesional.


Tercer grado de estudio y el mas apetecido por la mayoría de la población actual. El tiempo de estudio varía entre 4 y 5 años. Cuenta con una gran amplia oferta, en donde el estudiante podrá buscar lo de su mayor gusto y conveniencia teniendo múltiples opciones en todas las áreas académicas. Entre sus ventajas se encuentran: por ser el mayor grado de educación en pregrado, la remuneración laboral (dependiendo del sector) puede llegar a ser favorable a mediano y largo plazo, la mayoría de cargos son relacionados con labores administrativas, programación y monitoreo de áreas y actividades específicas. El objetivo principal de tener una carrera profesional, debe relacionarse con la necesidad de adquirir habilidades prácticas para la toma de decisiones y aptitudes para solucionar problemas. Esto brinda herramientas para que sea más sencillo escalar dentro de una empresa. Ahora bien, una de las desventajas es que, en términos de inversión, si no se escoge un área con amplia oferta de empleo, puede que no sea viable esta opción, en términos de rentabilidad. También, el costo por matrícula semestral para una carrera profesional puede alcanzar valores elevados y dependerá del mercado laboral la rapidez en que se pueda recuperar esa inversión. Y, se debe tener en cuenta también, que es mayor el tiempo que se debe dedicar a conseguir la titulación. No siempre una profesional es la mejor opción, dependerá de tus posibilidades económicas, tus gustos, que no exista sobreoferta y, sobre todo, que la profesión que elijas tenga proyección exitosa al futuro.


48 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo